jueves, 15 de marzo de 2012

Los gemelos Hunahpú e Ixbalanque y el juego de la pelota

Cuenta el Popol Vuh que los gemelos Hunahpú tenían la costumbre de jugar a la pelota (un juego sagrado) en un campo sobre el Xibalbá o reino de los muertos y éso causaba gran molestia a los señores del Xibalbá. Furiosos, planearon la muerte de los gemelos, y los retaron a una partida del juego en su territorio, el reino de ultratumba. Por el camino, los hermanos fueron sometidos a tretas y engaños, y finalmente cometieron una equivocación en un cruce de caminos. Por ello, fueron sacificados y enterrados, y la cabeza de uno de ellos fue cortada y colgada sobre un árbol seco. Tiempo después, una doncella del inframundo pasó cerca del árbol, y la cabeza le escupió. Ella quedó embarazada y dio a luz a los gemelos Hunahpú e Ixbalanque.
Estos gemelos fueron tratados como esclavos por sus hermanastros, hasta que un día decidieron que estaban hartos: hicieron que subieran a un árbol, y, con ayuda de la magia, alargaron el tronco hasta dejarlos a una gran altura y convirtiéndolos en monos. 
Los hermanos vivieron muchas aventuras donde demostraron su capacidad y poder. Decidieron que iban a vengar la muerte de su padre y de su tío, y para ello trazaron un plan contra los señores del Xibalbá. Aprendieron a jugar a la pelota, y lo hicieron en el mismo campo donde habían jugado sus antepasados, haciendo que los señores del inframundo se pusiesen furiosos. Otra vez, los señores del Xibalbá decidieron retar a los gemelos. Ellos aceptan, pero evitaron las tretas y no se equivocaron de camino. Al llegar, los señores pospusieron el partido hasta la mañana siguiente, pero les sometieron a varias pruebas. Pasaron todas hasta llegar a la Casa de los Murciélagos, donde Hunahpú fue decapitado. Su Ixbalanque colocó entonces una calabaza en el lugar donde debería haber estado la cabeza de Hunahpú, y ambos se dispusieron a jugar el partido. Los señores del inframundo usaron la cabeza de Hunahpú como pelota. Los hermanos lograron confundir a sus rivales y, en un momento dado, recuperaron la cabeza de Hunahpú. Éste se la colocó y el juego continuó con la calabaza como pelota, pero se rompió, por lo que se suspendió el juego.
Los hermanos fueron retados una vez más: deben saltar un gran foso en llamas. Ellos aceptan, y caen en el intento. Los señores del Xibalbá trituraron sus huesos y lanzaron sus cenizas al río, pero se depositaron en una de las orillas y de ellas volvieron a surgir los gemelos. Días después, volvieron disfrazados al Xibalbá y lograron dominar allí a todos sus habitantes, a quienes dejaron vivir a cambio de que renunciasen a todo su poder para hacer el mal.
Por último, Hunahpú e Ixbalanque se conviertieron en deidades, en el Sol y en la Luna.

4 comentarios:

  1. Gracias!!!

    Por haber tomado en cuenta mi recomendación, la mitología maya es vasta comparada con la azteca e inca en América.... Compartir es excelente con las personas que les gustan ampliar sus conocimientos en la historia y cultura de las diferentes civilizaciones que han estado presentes en la historia de la humanidad.

    Tláloc la bendice!!!

    Saludos!!!

    MD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias a tí por tus comentarios.
      Es de agradecer que se hagan aportes y sugerencias! Así todos sabemos un poquito más y ampliamos nuestros puntos de mira.

      Saludos :D

      Eliminar
  2. valla teoria de mierda pero bueno todo es para una tarea ... jajajajja

    ResponderEliminar